miércoles, 6 de mayo de 2009

DIETOTERAPIA PARA EL NEFROPATA


Nutrición e IRC (Enfermedad Crónica Renal)

Cuando una persona tiene IRC, la dieta toma un papel importante de su plan de tratamiento. La dieta recomendada debe tener cambios constantes que dependerán del progreso de la enfermedad. Un número de exámenes deberán realizarse para mantener al día tu requerimiento nutricional. El doctor también puede enviar al paciente con un nutriólogo quien lo ayudara a realizar un régimen alimenticio que ayudará a escoger las mejores comidas con la cantidad exacta de nutrientes que requerirá el paciente.

Cambio dietético
El paciente con IRC tendrá una dieta bajo constante cambio, dependiendo de la función renal que tenga. Su índice de filtración glomerular (GFR) es el mejor modo de medirlo. El médico estimara el GFR de los resultados a una simple prueba sanguínea de creatinina, dependiendo con la edad, sexo y complexión. Si la enfermedad renal progresa y su GFR continua en descenso, la cantidad proteica, calórica y otros nutrientes en la dieta tendrán que ajustarse de acuerdo a la necesidad.

Obtención calórica correcta
El obtener un ingreso calórico es importante para mantener al cuerpo en buen estado. Las calorías son encontradas en todos los alimentos que uno come. Ellas son importantes por que:


  • Dan energía al cuerpo

  • Ayudan a permanecer con un sano peso.

  • Ayudan al cuerpo a la utilización de proteínas para la construcción de músculos y tejidos.

Debido a que la dieta recomendada se limitará en proteínas, se cortará una fuente importante de fuente calórica. Como resultado, necesitará el paciente tomar calorías extra de otro tipo de alimentos. Su médico será el encargado de recomendarle a un nutriólogo quien le ayudará a crear un plan de alimentación con la ingesta diaria calórica recomendada. El dietista puede recomendarle el uso de más carbohidratos simples como azúcar, mermelada, gelatinas, miel, etc.


Otras buenas fuentes de calorías vienen de las grasas así como la margarina y aceites de canola u oliva, que son bajos en grasas saturadas y no tienen colesterol.


Obtención correcta de proteínas
Es importante para una óptima salud y lo bien que uno se siente. El cuerpo necesita proteínas para:



  • Construir músculos

  • Reparación de tejidos

  • Combatir infecciones

El médico hará recomendaciones para seguir una dieta que contengan las cantidades requeridas de proteínas. Esto ayudara a disminuir la cantidad de desechos en la sangre y puede a ayudar a los riñes a trabajar por más tiempo.


Otros nutrientes importantes en la dieta
Para sentirte mejor cada día, uno debe cambiar la cantidad de algunos nutrientes en la dieta. El nutricionista ayudará con un plan alimenticio que tenga los requerimientos necesarios de cada uno.


Sodio: enfermedades renales, hipertensión y sodio están frecuentemente juntas. Lo que se necesita es limitar la cantidad que se consume de sodio en la dieta. Es indispensable saber elegir alimentos bajos en sodio. Aprender a leer las tablas alimentarias para que tomes mejores decisiones al momento de comprar alimentos en el supermercado. El sodio es un mineral que se encuentra naturalmente en los alimentos. En la sal de mesa y comidas en las que se las ha agregado como:



  • Salsas de soya, teriyaki, sal con ajo o cebolla.

  • Carnes procesadas como embutidos.

  • Bocadillos salados y comida chatarra.

  • Enlatados y sopas deshidratadas.

  • Enlatados y congelados.

Fósforo: los riñones de una persona con insuficiencia renal no están aptos para remover este mineral de la sangre, por lo que la alta concentración provoca que los huesos sean más débiles. Comer pocos alimentos altos en fósforo ayudará a disminuir la cantidad en la sangre. Se encuentra en:



  • Productos lácteos

  • Nueces y crema de cacahuate.

  • Bebidas como chocolate caliente, cerveza, refresco de cola.

Calcio: es un mineral importante para la formación de huesos fuertes. Alimentos con buenas fuentes de calcio son altos en fósforo. Para mantener los niveles de calcio y fósforo balanceados y prevenir la perdida de calcio, se debe limitar uno en fósforo. Y en algunos casos preguntar al médico si es necesario tomar suplementos de Vitamina D.


Potasio: es un mineral importante en el torrente sanguíneo que ayuda a que los músculos y el corazón trabajar propiamente. Mucho o poco potasio en la sangre puede ser peligroso. Así que el cambiar la ingesta diaria recomendada de potasio de los alimentos dependerá de la etapa de la enfermedad renal y el saber si se esta tomando algún medicamento que cambie el nivel de potasio en la sangre.



  • Agua: en general, no se necesita limitar el monto de líquidos que se toman en etapas tempranas de la enfermedad renal. Si la enfermedad empeora el médico tendrá que informarte cuando se tendrá que disminuir y en que cantidad.

  • Vitaminas y minerales: vienen de diversos alimentos. Si la dieta es limitada, se deberá tomar solo las que el médico recomiende.


E.N. CANDY YENEY RENTERIA RIOS

Folleto de “Nutrition and Chronic Kidney Disease”
Elaborado por “United Resource Networks” & “National Kidney Foundation.”
New York, NY 10016

Featured Posts